INICIO CONÓCENOS INOCUIDAD

Campaña contra Chapulín

Sphenarium purpurascens

Importancia de la Plaga

Los esfuerzos de la campaña estarán orientados al control del chapulín mediante el muestreo y control de las especies de mayor importancia económica en México (Sphenarium sp., Brachystola sp. y Melanoplus sp).

En los seis estados con campaña (Chihuahua, Puebla, Guanajuato, Querétaro, Tlaxcala y Zacatecas), la acción prioritaria a realizar por parte de los Organismos Auxiliares de Sanidad Vegetal (OASV) serán el muestreo y control, con la finalidad de reducir los niveles de infestación en los sitios que históricamente registran presencia de chapulín.

El Estado de Tlaxcala se considera bajo Control Fitosanitario de la plaga del Chapulín (Sphenarium purpurascens), su importancia radica en las pérdidas económicas, ya que se disminuye considerablemente el rendimiento de los cultivos afectados; por ello, surge el interés de los productores, autoridades municipales y ejidales para realizar el control de este insecto.

En el año 2016 se atendieron 7,500 hectáreas a través del muestreo, beneficiando a 2,000 productores, con un valor de producción de $83,000,000 con costos de producción de $134,000,000 y con costos fitosanitarios de $13,000,000. En el Estado de Tlaxcala se sembraron 240,000 hectáreas (SIAP, 2015) en el ciclo agrícola primavera-verano, dicha superficie se ha visto amenazada por la plaga del chapulín, la cual afecta principalmente a los cultivos de maíz, alfalfa, trigo, cebada, avena, frijol y haba, distribuidos en 56 municipios con presencia de chapulín de los 60 que conforman el Estado. También se tiene daños en otros cultivos, frutales y zonas de de agostadero. Durante este periodo los niveles de infestación promedio en la Entidad se registraron en 11 chapulines /m2.


Plan Presupuestal 2017

Total de Recursos Recurso Federal Recurso Estatal
$1,952,422.00 $1,602,422.00 $350,000.00


Objetivos

Reducir niveles de infestación del chapulín de 11% a 9% en 7,200 hectáreas de los 60 municipios del estado de Tlaxcala.

Temporalidad

Considerando que el chapulín es una plaga que se presenta anualmente y de manera general en sitios sin cultivo, la campaña no tendrá una temporalidad definida. Sin embargo, el SENASICA con base a los resultados obtenidos en las evaluaciones anuales que se realicen, determinará la continuación o cancelación de la misma.

Muestreo

Deberá realizarse en áreas confirmadas como zonas de ovipostura y/o con presencia de la plaga, cosiste en cuantificar la densidad de ootecas/m2, con la finalidad de determinar la densidad poblacional de ninfas y/o adultos/m2; así como, conocer la etapa de desarrollo, su grado de movilización y su potencial de peligrosidad en cada área o zona.

Para el muestreo tanto de ootecas como de ninfas, se tomarán 5 puntos de muestreo (de al menos un m2), posteriormente, se cuantificará el número de ootecas o ninfas encontradas en cada sitio y se obtendrá el promedio o densidad por m2 de la plaga (para el muestreo de ninfas, se utilizará una red entomológica y en cada sitio se darán diez redazos, lo que equivaldrá a un m2). En el caso de ninfas, en áreas de cultivo, se tomará por hectárea al azar 5 sitios o puntos de muestreo formado por cinco plantas.

Cuando la población sea menor de 15 de ninfas/m2, ésta deberá observarse periódicamente para determinar su daño en el lugar y su posible desplazamiento, con el fin de decidir su combate para evitar daños mayores o invasión a los cultivos. Cada ubicación debe ser máximo de 20 hectáreas.

Control de focos de infestación

Se llevará a cabo tanto en terrenos baldíos, como en potreros y sitios de producción. El umbral de acción en terrenos baldíos o en potreros se ha determinado en una mínima de 15 ninfas/m2, y para el caso de áreas cultivadas la densidad mínima debe ser de 5 ninfas/m2; este criterio debe prevalecer únicamente cuando la plaga no tenga otros hospederos en que alimentarse; pero si estos son abundantes o suficientes la densidad puede ser mayor.

El control se llevará a cabo mediante el uso de productos químicos autorizados por la COFEPRIS o a través de los hongos entomopatógenos a base de Beauveria bassiana y Metarhizium acridum, para este último, la concentración de conidios por dosis deberá ser de 2 x 1012 como mínimo. Debiendo registrar la superficie y predios tratados.

En infestaciones extensas se recomienda la aplicación aérea de productos químicos y/o biológicos, para infestaciones pequeñas se pueden realizar aplicaciones terrestres en franja. En esta acción se deberá manejar equipos de ultra bajo volumen (UBV), los cuales, produzcan un tamaño de gota moderado, entre 40 a 160 μm. En aplicaciones aéreas se deberá utilizar al menos 4 atomizadores Micronair/barra o aguilón, calibrados para la aplicación a UBV.

Capacitación

La capacitación tendrá como objetivo que los productores identifiquen la biología y hábitos del chapulín, reconozcan la importancia y los daños que puede ocasionar, así como, las actividades realizadas a través de la campaña para su control, plan de emergencia, formación de brigadas en caso de alguna contingencia e informar cómo y dónde se debe reportar la presencia de la plaga. Se deberán cuantificar las pláticas, talleres y cursos impartidos.

De acuerdo a los eventos de capacitación existentes y validados por la Dirección General de Sanidad Vegetal en el año, así como a la disponibilidad presupuestal, se programará la asistencia del personal técnico de la campaña que así se determine.

Plan de emergencia

Para atender sitios con información sobre la presencia de chapulín que representen un riesgo en la producción, así como para la atención de focos de infestación, en todos los Estados donde opere el proyecto fitosanitario se deberá destinar el 10% del recurso de la campaña, para un Plan de emergencia. En caso de que no se requiera aplicar el dicho concepto, el recurso deberá reprogramarse en las acciones que la Dirección General de Sanidad Vegetal considere oportunas.